lunes, 11 de febrero de 2013

Historias reales de una community manager: la rebelión de una red social

Yo no lo sabía, pero el rumbo de mi mañana estaba apunto de cambiar por un acontecimiento con un trasfondo entre patético y chistoso, quizá más predecible de lo que hubiera pensado pero sin lugar a dudas desafortunado en aquel momento.
Como en anteriores ocasiones, me dirigí a la Oficina de Empleo de mi ciudad a hacer una de esas gestiones que taaaaanto nos gusta a los parados ya que taaaaaanto tiempo libre tenemos.
Cojo el número que nos ordena cual pescadería, calculo tiempo de espera, escojo un asiento e ipso facto hago lo que siempre hago cuando tengo que esperar: saco mi iphone y...

... no tengo ningún wasapp pendiente, reviso el e-mail, un vistazo rápido a Facebook... ¡voy a Twitter! Muchas cositas interesantes, un par de retweets, lectura de un post y... ey ey ey, ¡para Laura! ¡que se te olvida hacer check-in!

Sinceramente, Foursquare es una red social a la que todavía no le he cogido el punto, para qué negarlo, pero no cejo en mi empeño de aprender un poquito más sobre ella y me da mucha rabia acordarme a toro pasado de que no le he dicho en Foursquare a mis 10 amigos (la pera ¿eh?) que estaba geolocalizada por si había una emergencia. O algo.

Total, que allá voy, muy digna, que no se diga que no ejerzo en redes sociales, busco Oficina de Empleo de Guadalajara... hago check-in y....

                               WTF!!! 


Así, tal, cual, sin anestesia ni campaña electoral, ¡Foursquare me anuncia que soy la alcaldesa de la Oficina de Empleo!
Yo, que pensaba que cuando decían que tenías que ir en unas listas para acceder a esos cargos jamás pensé en las listas del paro, me encontraba ahora en la tesitura de ser la primera edil del consistorio más triste que haya parido la democracia...

Vale, un poquito dramático, lo sé, pero es que pensadlo por un momento... Vives queriendo que la comunicación y las redes sociales sigan siendo tu profesión y de pronto te encuentras con que una de ellas parece mofarse de ti en una ironía del destino... 

Así pues, queridos conciudadanos y seguidores, dejo abierto el diálogo a la oposición, es decir, que el próximo que vaya por allí haga el favor de quitarme la Alcaldía, que he preguntado y por lo visto no tengo derecho a liberación ni sueldo vitalicio, ni coche oficial, ni sobres... y a mi, figurar por figurar... como que no me va...


2 comentarios:

Antoine dijo...

Ja, ja, ja.

Montse dijo...

Muy bueno, Laura, cómo se nota que tienes sentido del humor!! Yo también me tengo que poner las pilas con el Foursquare, pero teniendo en cuenta los mensajes que suelta, como que me lo voy a pensar ;-)
Saludos!

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.
 
;